Publicaciones

lugus-reims

Los Ligures en España 2ª parte. Las hipótesis de los filólogos.

Por Martín Almagro Basch

Introducción de Taid Rodríguez Castillo
Enero de 2017

 

Martín Almagro Basch escribió esta segunda parte de “Los ligures en España” para la Rivista di Studi Liguri en septiembre de 1950. En ella lleva a cabo un sorprendente resumen de las diferentes tesis de los filólogos acerca del tema ligur. Y deja claro que la principal controversia entre ellos es la dificultad de diferenciar el momento de la indoeuropeización: ¿fueron los ligures pueblos celtas o anteriores a los celtas?

Muchas de las raíces y sufijos analizados son celtas para unos y anteriores a los celtas para otros. Y el problema no es baladí. Los historiadores lo vinculan no solo a la introducción del tronco idiomático del que descienden las actuales lenguas romances, sino a la introducción de la cultura cerealera y por tanto urbana, a los famosos “campos de urnas”.

Sin embargo, los filólogos se demostraron, hasta 1950, incapaces de diferenciar unos topónimos de otros. Era imposible (lo sigue siendo en buena medida) diferenciar qué topónimos son celtas o de origen celta y cuáles son ligures. La cuestión que se planteaba era por qué dos estratos sustancialmente alejados en el tiempo eran tan similares entre sí.

En relación con esto la agudeza de Almagro le llevó a verter en este artículo una opinión que, según nuestro criterio, ha sido poco tenida en cuenta. Dice hacia el final del artículo que “En nuestra opinión parece que debería pensarse como factor de la indoeuropeización, tanto para la Liguria como para España, en un antiguo estrato lingüístico indoeuropeo que se habría formado antes de la dispersión de los grupos célticos, gálicos y británicos, de los Ilirios y aún de los Vénetos”.

Almagro viene a decir aquí que existía en Europa occidental un sustrato indoeuropeo muy antiguo, anterior a la llegada de los celtas. Cuando estos lleguen, vendrán con un idioma parecido al de muchas de las poblaciones ya asentadas antes que ellos.

Esto es un punto crucial, porque si prescindimos del concepto de “indoeuropeización”, lo que tenemos es un sustrato lingüístico y cultural (un sustrato de topónimos, antropónimos, etc.) occidental que parece moverse hacia el Indo entre el 10.000 y el 5.000 a.C. y que parece regresar mucho tiempo después, hacia el s. VI a.C., cambiado, pero conservando a la vez muchas raíces, y puede que incluso instituciones comunes (como la de los druidas, según las tesis de Camille Julian).

Este punto de partida sería la cultura Ligur. La cultura del dios LUG, antes de ser Lug entre los celtas, sería la cultura de los palafitos y de los grandes deltas.

Y es sorprendente hasta qué punto encaja esta teoría, apenas esbozada en 1950, con la leyenda del dios Baco, conquistador de la India. Baco triunfó en Grecia precisamente en el s. VI a.C. Un dios occidental que parte hacia el extremo oriente, triunfa como conquistador y después vuelve para ser elevado a la gloria del Olimpo que antes le había sido negada.

Al parecer, Martín Almagro dejó inconclusa su trilogía sobre los ligures. El tercer artículo, que debía versar precisamente sobre su especialidad, la arqueología ligur, parece que no se llegó a escribir, en opinión de uno de los mejores conocedores de su obra, su hijo, el también profesor Martín Almagro Gorbea. Es una lástima, porque sin duda habría sido un artículo repleto de referencias de mucho valor. Sea como fuere, agradecemos a los descendientes del profesor turolense su permiso para la publicación tanto de este como del anterior artículo.

Taid Rodríguez Castillo

Imagen de portada: Dios Lugus, Reims. (Wikipedia)

logo-delta-de-maya© 2016