Publicaciones

Desembocadura del Guadalquivir

Llevamos a cabo en este artículo un repaso por la fascinante evolución geofísica de la desembocadura del Guadalquivir: bahía, lago, pantano y marisma por ese orden.

Es tan importante saber dónde tiene uno los pies como saber dónde tiene uno la cabeza, por eso en la comunicación de esta semana nos dedicamos a explorar el territorio, a investigar acerca de aquello que pisamos.

Geohistoria de la desembocadura del Guadalquivir:

Del Golfo de Tartessos al Lago Ligur

por Taíd Rodríguez Castillo

Junio 2015

Vivimos en una época dedicada a la especialización. “Edad Media, Rena- cimiento y Especialización” dirán los planes de estudio de dentro de no muchos años. Y es muy difícil que un especialista en algo no se aísle de su entorno. Al igual que en la cadena de montaje de una fábrica quien pone tornillos no tiene porqué saber nada de quien los aprieta, en la cadena de montaje del conocimiento quien dedica su carrera profesional a un área no tiene porqué saber nada del área vecina.

Esto es particularmente llamativo en el tipo de estudios a que nos dedicamos en Delta de Maya. Es llamativo, para empezar, que exista una disciplina “autónoma” que se dedique exclusivamente a la historia, cuando más bien parece que la historia debería formar parte de cada disciplina. El hecho de que sean los historiadores quienes se hayan reservado el derecho de hacer y escribir historia merma nuestra comprensión de la misma. Primero por la selección de temas. Por su formación, el historiador elude por lo general los temas técnicos. Hace historia de cosas sencillas, como la política, los reyes, las batallas. A veces intenta la interpretación de acontecimientos complejos, pero suele hacerlo a través de agregados sucesivos de lo que se ha dado en llamar “política, sociedad y cultura”. En cambio, le resulta muy difícil avanzar en la reconstrucción del pasado cuando hay que tener en cuenta variables complejas como el clima, la geografía, la epidemiología, o los grandes movimientos de gentes, de los cuales suele desconocer sus motivos. Da un gran valor a la religión, pero desconoce prácticamente todo de los cultos antiguos y de las tradiciones religiosas que no sean la cristina o, a lo sumo, la hebrea.

Para cubrir estas lagunas no suele acudir casi nunca a la ayuda de geógrafos, de etnólogos, o de biólogos. Puede escribir perfectamente una historia de la escritura sin conocer el simbolismo de los signos que la conforman, se pasa por el arco del triunfo la relación entre el signo y el sonido (pues desconoce casi siempre como sonaban los idiomas antiguos), y no cree necesitar ningún conocimiento previo de lingüística para expresar la relación que existe entre sintaxis y formas de pensar. Los grandes avances en neurociencias a la hora de determinar cómo adquirimos el lenguaje le traen al pairo o bien le dejan frío porque él ya lo sabe todo de las “gentes antiguas”, las cuales acaban formando en su imaginación una especie aparte, con carácter propio, separada de la línea del tiempo e inaccesible a todos menos a él y a los que son como él.

En este artículo nos gustaría plasmar una visión, aunque sea efímera e imperfecta, de cuan alejado de la realidad vive ese historiador arquetípico y poner de manifiesto la importancia vital que tiene la colaboración entre las diversas disciplinas. El estudio de la evolución histórica de las poblaciones que han habitado el delta del Guadalquivir nos ha enseñado hasta qué punto esto es insoslayable, en especial con relación a la geografía. No puede llevarse a cabo un estudio de Tartessos o de los habitantes de las orillas del lago Ligur sin tener en cuenta las profundas y rápidas transformaciones que a lo largo del tiempo ha sufrido el medio físico en que vivían. Y esto precisamente porque la rapidez y la profundidad de esas transformaciones del paisaje deben de haber sido uno de los motores más activos de   su dinámica de cambio.

Este es uno de los grandes pecados que los historiadores actuales tendemos a cometer: despreciamos, por creerlo “bajo”, la influencia del medio físico en la evolución de las cosas; y ensalzamos y ponderamos por encima de todo los factores mentales, en especial la razón, dándole, por ejemplo a la política, siempre el papel principal a la hora de explicar dichas dinámicas de cambio.

Sin embargo, cuando nos acercamos a la evolución geohistórica del gran lago Ligur nos encontramos con una verdadera caja de sorpresas. En general los deltas o desembocaduras de los grandes ríos suelen serlo. En Egipto, la evolución del delta del Nilo ha traído de cabeza a infinidad de especialistas. Saber con precisión cuáles eran sus orillas y sus principales brazos en las distintas épocas resulta clave para la labor de los arqueólogos. La moderna tecnología, en especial la fotografía por satélite, las dataciones calibradas por carbono 14 y los programas de tratamiento de datos han da- do, cómo no, un vuelco a la situación de práctica ceguera en que nos encontrábamos antes, con métodos de investigación rudimentarios y casi artesanos, laboriosos y muy caros. Han revelado que una sola persona, echando unas cuantas horas de trabajo desde su casa sobre una fotografía por satélite, puede encontrar aquello que un equipo de no menos de cinco personas buscaba afanosamente sobre el terreno a base de catas y prospecciones. El grado de atención por parte de los especialistas que ha merecido el delta del Nilo no la ha merecido, todavía, el delta del Guadalquivir. Pero cuando lo reciba se pondrá seguramente de manifiesto una riqueza en islas, templos, promontorios, canales y puertos semejante a la del delta del Nilo.

A la espera de recibir mayor atención, existen ya una serie de trabajos y de investigadores que han ido sentando las bases de lo que en un futuro próximo será uno de los grandes campos de estudio de Europa: el gran Lago Ligur.

Composición 2 a base de fotografías por satélite buena

Composición a base de fotografías por satélite. Tomado de Carlos Alonso y Loïc Menanteau, “Les ports antiques de la côte atlantique de l’Andalousie” en L. Hugot et L. Tranoy (eds.), (2010), Les structures portuaires de l’arc atlantique dans l’Antiquité.

Evolución histórica de la desembocadura del Guadalquivir

Si uno se sitúa en lo alto de la cuesta que, paralela al río Guadalquivir, lleva a la iglesia de Puebla del Río y se coloca mirando hacia el sur o hacia el oeste podrá contemplar desde allí la gran planicie que forma la marisma, hoy convertida, en gran parte, en inmensos campos de arroz. El experimentado lugareño sabrá decirle, desde allí, por dónde pasaba tal o cual brazo, o donde construyeron tal o cual canal. Y es que atravesando esta in- mensa planicie ha ido horadando su cauce el río hasta desembocar en el mar, casi ochenta kilómetros más abajo, en Sanlúcar de Barrameda. Ochenta kilómetros que son los que separan el emplazamiento de la actual des- embocadura de la antigua, de la que tenía el río grande 6500 años atrás. Situado el espectador en esa fecha y en ese mismo sitio, tendría ante sus ojos, mirando hacia el sur o hacia el oeste, no ya aquella gran planicie marismeña, sino las crestas de las olas del mar en persona, batiendo casi bajo sus pies. Y mirando hacia el norte encontraría la desembocadura del río, que a la altura de Puebla y Coria desembocaba entonces en el mar entre- mezclando sus aguas con él, seguramente formando también un delta.

Esta enorme y prácticamente desconocida bahía puede que sea la protagonista de muchas de las leyendas que plagan de sirenas y tritones los dominios de Ébora, Asta, Trebujena y Sanlúcar. Puede que sea incluso el medio por el que las grandes naves de Tartessos surcaron los mares mucho, mucho antes de que los tiempos de Salomón las inmortalizaran. Si Tartessos fue en algún momento una gran potencia marítima, un imperio talasocrático cuya riqueza llegó a ser proverbial ya en la antigüedad, no se me ocurre una mejor época que ésta, ni una bahía mejor protegida que esta.

Es posible que el progresivo cierre de la bahía fluvial a partir de esa época fuese marcando el pulso del declinar de ese imperio. Sus grandes puertos perderían profundidad, sus grandes naves perderían calado. Los establos de Augías se colmatarían, como dice la mitología, y harían falta cada vez mayores obras de ingeniería para que los barcos pudieran seguir accediendo a sus puertos de antes. Finalmente se nos antoja que debieron tomar la misma resolución que, mucho tiempo después, también hubo de tomar la monarquía hispánica ante la progresiva pérdida de fondo de su fondeadero principal en Bonanza: trasladarlo a un lugar más abierto.

Pero ¿cómo se acabó cerrando aquella bahía? La teoría más aceptada es la que sostiene una bajada continuada del nivel del mar de entre dos y cuatro metros entre 6500 BP (Before Present=antes de ahora) y el 4500 BP, lo que para una plataforma tan plana es bastante, a lo que se unió la formación de “flechas litorales” o cordones de dunas.

posicion relativa du nivel del mar original

Las sucesivas subidas y bajas del nivel del mar (representadas en la fig. 1) se conocen gracias a la relativa abundancia de estudios sobre la formación de las distintas capas de suelo que forman la actual marisma, sobre todo de las zonas dunares y de aquellas otras donde aún persisten los antiguos acantilados. Se analiza su microfauna fosilizada y se obtienen dataciones por carbono 14 bastante precisas. También las fotografías aéreas han ayudado a reconocer las áreas donde era más factible buscar datos sobre la evolución de la línea de costa. En la fig.2 se puede apreciar con claridad dicha evolución en los últimos tiempos. Corresponden a la margen derecha del río (la que da a Doñana) y representa la evolución de la costa en los últimos 1500 años:

posicion dunas

Fig. 2 Sucesión de dunas estabilizadas separadas por corrales de árboles. Han servido para datar la evolución de la línea de costa. Vv. Aa., El rio Guadalquivir, del mar a la marisma. Sanlúcar de Barrameda. Vol. ii. Artículo de Loïc Menanteau.

Por su parte, las “flechas litorales” son acumulaciones de arena que se adentran en el mar formando barreras. Normalmente se forman al quedar al descubierto parte del fondo marino formando una pequeña isla. A partir de ahí la marea y el viento dominantes van haciendo crecer la isla hasta conectarla a veces con una plataforma de tierra firme. En el caso de la bahía que nos ocupa, su entrada fue cerrada por la barrera de Sanlúcar que hizo posible una metamorfosis a priori impensable: la transformación de la bahía en una gran laguna costera. Un fenómeno muy parecido al que podemos ver en Tindari, Sicilia, pero con dimensiones infinitamente mayores.

TindarisLagune

Barra y Lagunas de Tindari, en Sicilia. (https://www.wikiwand.com/it/Patti)

A medida que se cerraba la entrada de agua de mar a la bahía se iba estableciendo un equilibrio de fuerzas nuevo. El agua dulce procedente del rio gana terreno y va conformando un gran lago de agua dulce, aunque con aportes de agua salada. A diferencia de los lagos interiores es un lago de escasa profundidad, un palus, un pantano. Paralelamente la fauna y la flora se van adaptando a estos cambios y, con ellos, se deben adaptar también las poblaciones que habitaban el palus, que habitaban las orillas del lago.

La última fase es el rellenado de la laguna. Como fuera que ni mar ni río consiguieron derribar la barrera, los barros, limos y arenas que arrastraba el río se fueron acumulando en su desembocadura, formando islas en el interior de la laguna y luego colmatándola prácticamente por completo hasta el punto de hacerla navegable tan solo por determinados puntos y bajo ciertas condiciones. La laguna se trasforma una vez más, esta vez en una marisma.

Un verdadero laberinto de canales, caños, lucios, lagunas y esteros, cada una con sus propiedades y sus peligros, protegidos todos ellos por la barrera de Sanlúcar, que solo se podía pasar llevando a bordo un piloto experto en ella, aprovechando la confluencia de un determinado tipo de viento con un determinado tipo de marea, es lo que se encontraron los griegos y después los romanos. El gran río, llamado Betis por ellos, se abría ya paso entre las arenas del antiguo fondo marino y desembocaba en el mar por tres brazos bien reconocibles (Fig. 3).

evolucion perfil costero esp

Tomado de A. RODRIGUEZ-RAMIREZ, J. RODRIGUEZ-VIDAL, L. CACERES, L. CLEMENTE, M. CANTANO, G. BELLUOMINI, L. MANFRA Y S. IMPROTA, “Evolución de la costa atlántica onubense desde el máximo flandriense a la actualidad”. Boletín Geológico y Minero. Vol. 108-4 y 5 Año 1997 (465-475).

(La Asociación Delta de Maya ha contado para la publicación de este artículo con la ayuda económica de Asociación Bislumbres)