Publicaciones

Vitral de la Magdalena

El día 22 de Julio se celebra la festividad de santa María de Magdalena, reconocida por Roma y celebrada como apóstol de Provenza nada menos que hasta finales del s. xviii, aunque hoy celebrada “solo” como santa.

Con este artículo queremos unirnos a la celebración y aprovechar para poner aún más de manifiesto los estrechos vínculos que unen La Camarga y Doñana, dos espacios naturales privilegiados, estuarios costeros en cuyo seno encontramos por doquier restos del profundo arraigo que el culto a la familia de Betania alcanzó en ambos. Un impulso que sirvió para vertebrar Europa en el pasado y que puede servir para vertebrar Europa en el futuro.

En busca de María de Magdala

por Carmina Fort
Julio 2015 

El cristianismo oficial siempre nos ha contado que María fue una pobre descarriada, una peca-dora perdonada y rehabilitada por el Señor, pero el hallazgo a mediados del siglo pasado de medio centenar de evangelios gnósticos en la aldea egipcia de Nag Hammadi desveló el nivel espiritual y la importancia que María de Magdala tuvo en el círculo íntimo de Jesús, ocultada por los evangelios canónicos, que fueron seleccionados de entre otros muchos en el siglo IV, y única fuente autorizada desde entonces para adentrarse en la vida, el entorno y el mensaje de Cristo.

En el intento de seguir el rastro vital borrado o emborronado de la Magdalena habremos de recurrir a las leyendas, y una de ellas cuenta que predicó, hizo penitencia y murió en la Provenza, y sus restos descansan en las Saintes-Maries-de-la-Mer, en la desembocadura del Ródano, localidad hermanada con Villamanrique de la Condesa, en el corazón de Doñana.

image001

http://www.vitraux-chartres.fr/vitraux/46_vitrail_vie_marie_madeleine/scene_11.php

Sobre esta mujer, tan vilipendiada como amada, se cierne el enigma, un enigma que pintores, poetas, escritores, filósofos e historiadores refrescan desde tiempos antiguos, plasmando en símbolos y alegorías pistas ocultas que conduzcan a desentrañar la historia personal y la incidencia en el Cristianismo primitivo de esta figura esencial, “la torre más alta”, “la apóstol de los apóstoles”, “la mujer que conocía el Todo”, según unos; “adúltera”, “prostituta” y “pecadora pública”, según otros. El movimiento pendular continúa hasta hoy.

Sin embargo, el mundo cristiano occidental está generosamente regado con el nombre de la “Magdalena”: ríos, valles, picos, ciudades, calles, puentes, ermitas, iglesias, catedrales o regiones, que hasta han dado nombre a períodos prehistóricos como el Magdaleniense.

Y resulta extraña tal veneración hacia la mujer que fuera atravesada cual mariposa de coleccionista por el alfiler del papa Gregorio Magno a finales del siglo VI mediante una homilía infamante: “Creemos que aquella mujer a la que Lucas denomina pecadora y a la que Juan llama María es la misma María de la que, según Marcos, se expulsaron siete demonios. ¿Y qué otra cosa significaban estos demonios sino todos los vicios? Es evidente, hermanos, que la mujer utilizó previamente un ungüento para perfumar su piel en actos prohibidos.”

Es evidente, hermanos, que el máximo representante de la Iglesia oficial tenía que destruir la reputación de María de Magdala, porque seis siglos después de su paso por la Tierra seguía sirviendo de inspiración a comunidades de creencias gnósticas, que rechazaban la intermediación de sacerdotes y obispos para alcanzar la Verdad, al asumir la máxima de Cristo: “El reino de Dios está dentro de vosotros”.

En los sucesivos concilios de Toledo a partir del año 400, se condena a los priscilianistas, cuyo líder y otros miembros de su grupo habían sido ejecutados sólo unos años antes por instigación de obispos contrarios a su visión de la práctica cristiana, que otorgaba a las mujeres la capacidad de predicar, de ser líderes de comunidades religiosas, y el estudio de los textos sagrados para extraer sus contenidos esotéricos. Hacia el año 600, los concilios de Braga vuelven a condenar a priscilianistas, gnósticos y maniqueos, así como a los textos apócrifos que usan, evidencia de que seguía habiendo grupos de población que se resistían a acatar una visión única del cristianismo, antes emanada de los intereses del Imperio romano y ahora de la realeza visigoda secundada por los obispos.

La persistencia de esas creencias heréticas inspiradas en el cristianismo de la Magdalena, místico, individual, autoexigente, caritativo, misericordioso, ajeno al poder y a sus fastos, fue quizá lo que impulsó al papa Gregorio a arremeter contra ella.

Los únicos textos admitidos por la Iglesia sobre la figura y la misión de Jesús apenas la mencionan, o bien la dividen en varios personajes en lo que parece una táctica de despiste: María, llamada Magdalena; María de Betania; la hermana de Marta y Lázaro; la mujer que unge al Maestro, y quizá el discípulo amado o el mismísimo autor del cuarto evangelio.

Además de los evangelios apócrifos (ocultos, no falsos) de Nag Hammadi de tendencia gnóstica, tenemos dos más con el nombre de María, y la Pistis Sofía, todos ellos accesibles al buscador actual. En algunos, como el de Felipe, se dice que María es la compañera del Señor, a quien ama más que a ninguno, y a quien besa con frecuencia; en otros, como el de María, se refleja la pugna que Pedro mantiene con ella, y su incredulidad ante el hecho de que Jesús la prefiera sobre los demás apóstoles y le haya transmitido enseñanzas ocultas. A partir de esos textos, ocultos durante quince siglos, llenos de detalles que algunos estudiosos consideran reveladores, varios de ellos han concluido que Jesús y María estaban casados.

Teniendo en cuenta que esos evangelios, y probablemente muchos más, destruidos o aún no descubiertos, circulaban libremente en los primeros siglos por todo el Imperio, la figura de la Magdalena constituía una amenaza para el cristianismo patriarcal que empezaba a forjarse, en clara oposición con los relatos evangélicos que describen al Maestro rodeado de seguidoras, leales hasta el fin.

La Iglesia del Imperio romano

Diversas concepciones sobre la esencia y la práctica del mensaje de Cristo se enfrentaron durante varios siglos, hasta que Constantino decidió poner orden teológico, para asegurarse una religión sin fisuras en la que apoyar su tambaleante imperio. Fue en ese momento, y por razones políticas, cuando se eligieron los evangelios que serían desde entonces los “verdaderos”: los tres sinópticos o “vistos con los mismos ojos”, aun cuando presentan notables diferencias entre sí, y el de Juan, más exhaustivo y preciso en los detalles. Pero todos ellos coinciden en ignorar casi por completo la figura de María de Magdala, de tanta relevancia en otros evangelios entonces en circulación. Constantino había pedido que le hicieran cincuenta copias del trabajo resultante de armonizar los evangelios seleccionados, y fue quizá entonces cuando los copistas aprovecharon para borrar de la vida de Jesús a personajes inconvenientes y reforzar a su lado a otros, como Pedro.

Cuando Teodosio declaró el Cristianismo religión oficial del Imperio, se persiguió y eliminó a los disidentes y a sus textos, que fueron copiados y ocultados para que las generaciones futuras conocieran otras interpretaciones y aspectos de la vida y el mensaje de Jesús; un mensaje de amor que acabaría finalmente con el brutal Imperio romano.

Según los evangelios canónicos, había un grupo de mujeres ricas y agradecidas que seguían a Jesús por haberlas librado de diversas enfermedades y estigmas, como los siete demonios que expulsó de María de Magdala. El siete es un número sagrado en religiones y filosofías, y en algunas define puntos esenciales del cuerpo humano. Si Jesús la liberó de siete poderosos obstáculos, ¿significaría que la purificó para recibir sus enseñanzas secretas?

Por otra parte, ni los evangelios oficiales pudieron o quisieron ocultar hechos vergonzantes: Pedro niega a Jesús tres veces, y huye, como todos los demás apóstoles, dejándole solo.

Son las mujeres las que permanecen al pie de la cruz, y es María Magdalena la primera testigo de la Resurrección, el acontecimiento esencial del cristianismo. Pero a partir del milagro supremo, los evangelios canónicos ya sólo nos hablan de la cena de Emaús y de las lenguas de fuego que dotan a los apóstoles de todas las cualidades para emprender su misión, prescindiendo de los personajes que participaron estrecha y activamente en el drama y en el gozo: la virgen María, la Magdalena, Marta, Lázaro, José de Arimatea, Nicodemo…

Sara, la egipcia, en las Saintes-Maries-de-la-Mer

Cuando las leyendas cuentan que María, Lázaro, Marta, José de Arimatea y otros fueron abandonados en una barca sin remos, velas ni timón para que el Mediterráneo diera cuenta de sus vidas, ignoran que Nicodemo y José de Arimatea eran hombres ricos, miembros del Sanedrín y seguidores de Jesús en secreto, y que fue gracias a sus influencias políticas como obtuvieron de los romanos la entrega del cuerpo del Maestro; del cuerpo, no del cadáver, según los términos griegos de los propios evangelios, un matiz que entronca con creencias en las que se niega la muerte de Jesús en la cruz.

Sea como fuere, los hombres con posibles, como José de Arimatea, que hasta disponía de una tumba nueva para acoger a Jesús, solían obtener su riqueza del comercio, por lo tanto, bien podía ser armador o disponer de barcos a su conveniencia. ¿Cómo acabaron él, familiares y seguidores cercanos de Jesús en la Provenza?

Jaime el Justo, el hermano del Señor, había quedado al frente de la Iglesia de Jerusalén, y entre discusiones con autoridades judías y otros apóstoles sobre la obligatoriedad o no de circuncidar y hacer seguir la Torá a los nuevos cristianos, junto a otros matices religiosos, acabó siendo objeto del odio de sus oponentes, que lo juzgaron sumariamente y lo ejecutaron, unos dicen que decapitado, y otros que arrojado desde el pináculo del templo y rematado a bastonazos.

Si el Sanedrín ya había instigado a los romanos para que crucificasen a Jesús, heredero de la Casa de David, del reino de Judá y de Benjamín, que ponía en peligro el poder del sumo sacerdote y el statu quo de colaboración con el Imperio; si también habían matado a Jaime el Justo, no resulta difícil imaginar la persecución a sus descendientes y seguidores, que habrían tenido que ponerse a salvo huyendo a Egipto. Y en Alejandría estaban los Terapeutas, reflejados con mayor o menor fidelidad por Filón, todos ellos miembros de la Casa de David, como lo era también la Virgen María, y la propia María de Magdala, si hubiera estado desposada con Jesús.

Desde Egipto habrían partido hacia la Provenza. ¿Por qué la Provenza? Porque allí había establecida desde hacía siglos una comunidad Benjamita, como en Doñana había una comunidad Danita, que da nombre a la zona. Y en Galilea, de donde era oriunda María de Magdala, había también benjamitas, que quizá fuera su tribu de origen. Lo que explicaría el posible vínculo, más allá de Maestro y discípula, entre Jesús, de la tribu de Judá, y María, una benjamita, que unían nuevamente la heredad de David.
image003

Navis in Pielago

Sobre el nombre de Sara, la egipcia, que se venera en las Saintes-Maries-de-la-Mer, conviene precisar que Sara significa en hebreo “princesa”, como Sar significa “príncipe”, siglas convenientemente extraídas, o inspiradoras, del título “Su Alteza Real”. De ahí derivarían igualmente los títulos de Zar y Zarina o Tsar y Tsarina de todas las Rusias, que empezó a utilizarse con el sentido de Rey a mediados del siglo XVI, aunque algunas etimologías atribuyen su origen a Caesar o César, de donde procede Kaiser. Pero el erudito Salomón Reinach señala que a principios del siglo XX, de los once millones de judíos que había en el planeta, siete vivían desde hacía siglos en los dominios de los zares, sobre todo en Rusia y en Polonia, y quizá intervinieron en la elección del título, derivado de Sar. ¿Eran esos judíos descendientes de los jázaros, que hacia el siglo VIII se habían convertido al judaísmo y fueron raíz de los askenazis? Esta será otra historia.

Una princesa procedente de Egipto llega a la Provenza: María de Magdala. Y se presenta negra, como las vírgenes negras que empezaron a proliferar en Occidente durante el Medievo y que siempre se han asociado a la Magdalena. Lo negro, lo oculto, el cristianismo secreto de la discípula amada.

La tierra y la familia de la Magdalena

El nombre de María está asociado a Magdala (“la torre más alta”), que era la ciudad más importante de la orilla noroeste del mar de Galilea; una comunidad rica, basada en la salazón de pescado y en la tintura de telas -las excavaciones han contabilizado unas ochenta tiendas-, hasta que Herodes hizo construir Tiberíades en honor del Emperador, cambiando el nombre del mar a Lago de Tiberíades.

En Magdala se ha excavado recientemente una pequeña sinagoga, de once por once metros, con base para seis columnas, que data de poco antes del tiempo de Jesús, y se especula si Él, que por su condición de rabino o Maestro enseñaba en las sinagogas, pudo pisar también aquélla. A destacar que un rabino de 30 años soltero iba en contra de las leyes de Israel, leyes que Jesús declaró haber venido no a abolir sino a darles cumplimiento.

¿Dónde vivió María en Galilea? Bernardo de Claraval, poderoso abad del Císter e impulsor de la Orden del Temple, encomendó a los caballeros: “la obediencia a Betania, el castillo de María y de Marta”, lugar también citado en el evangelio de Juan como hogar de María, Marta y Lázaro, y donde habría tenido lugar el ungimiento de Jesús por María de Betania.

En Betania, muy cerca del Monte de los Olivos, descansaba Jesús entre predicaciones y retiros. Casi toda su misión tuvo por escenario Galilea, de donde era su madre, María, y José, su padre adoptivo. Relatos alternativos cuentan que su padre biológico habría sido Judas de Gamala, un revolucionario, teniendo en cuenta que casi todos los levantamientos contra los romanos se originaron en Galilea.

Cuando algunos evangelios canónicos recogen que María, llamada Magdalena, Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes, y Susana, eran seguidoras de Jesús y le ayudaban con sus riquezas, se hace evidente que María disponía de medios propios, y es plausible que muchos de los hechos relatados en los evangelios tuvieran lugar en aquel castillo familiar.

La Leyenda Dorada cuenta que: “Ella pertenecía a la clase alta y era descendiente de aristócratas. Su padre se llamaba Siro y su madre Eucaria. Con su hermano Lázaro y su hermana Marta era propietaria de Magdala, una ciudad amurallada a unos 3 kilóme-tros de Genezaret (mar de Galilea), así como de Betania, y de una parte considerable de Jerusalén”.

Puede que este último aspecto guarde relación con un barrio de la Ciudad Santa, una de cuyas entradas recibía el nombre de “Puerta de los Esenios”, también establecidos selectivamente en Galilea, junto al mar Muerto.

La Magdalena en el arte    

Es sabido que muchos artistas pertenecieron a órdenes y sociedades secretas o discretas, donde se transmitían conocimientos prohibidos por la Iglesia, que era, paradójicamente, su mayor cliente, junto a reyes, nobles y ricos burgueses.

Sobre la anécdota de un tema evangélico, representación de santos o de personajes mitológicos, los avisados artistas incorporaron símbolos que podían leerse si se tenían las claves. En el caso de la Magdalena, suelen representarla con el cabello rojo, generalmente suelto, y en ocasiones cubriéndola por entero; con ropajes rojos, a veces adornados de armiño, signo de realeza; con un frasco de perfume; un nudo en alguna parte de las ropas; una calavera, un libro y una cruz. Sólo la cruz y el frasco de perfume, que alude al ungimiento de Jesús, proceden de los evangelios canónicos, y la asocian con la pecadora.

Se levanta el estigma

Casualidad o causalidad, cuando estaba finalizando la era de Piscis y daba comienzo la de Acuario, que algunos bautizan de la Transparencia, se descubren los evangelios gnósticos de Nag Hammadi, que pronto empiezan a traducirse y publicarse, coincidiendo con los movimientos sociales de los años sesenta, con la reclamación de derechos para las mujeres y la vindicación de la figura de la Magdalena por las feministas.

En el año 1050, el papa León IX la había declarado santa, fijando su celebración el 22 de julio, y dictando a las autoridades religiosas que en todas las iglesias cristianas de Occidente se leyera en su onomástica el versículo de Lucas, que el papa Gregorio asociara con María, la Pecadora. Si toda la Humanidad, incluyendo a los papas, hemos nacido con el pecado original, y todos somos por tanto pecadores en tanto no nos purifiquemos ¿por qué se la estigmatizó sólo a ella como pecadora?

Consciente de la injusticia y atento a los cambios sociales, Pablo VI prohibió en 1969 que se siguiera insultando la memoria de la santa, y se instruyó a las iglesias para que en su día se sustituyera la lectura de Lucas por la de Juan, capítulo 20, versículos 1- 2 y 17-18:

“El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. Echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: `Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto´… “Dícele Jesús: `No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: `Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios´. Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras”.

Fuera o no ella la autora de este Evangelio, cada 22 de julio se hace al fin justicia a su memoria. Pero, sostenella y no enmendalla, el papado nunca decretó bula o rectificación alguna sobre el tema.

En el último medio siglo hay más investigaciones y publicaciones de los mejores expertos en la Historia de las religiones sobre María de Magdala que en los dos mil años precedentes.

Aquí sólo hemos pretendido acercarnos someramente, desde un conocimiento reducido, a la figura más importante de la Cristiandad, del principio de lo femenino, después de Jesús, quien citaba, en uno de los evangelios recuperados: “Mi madre, el Espíritu Santo, me tomó de un cabello y me llevó al Monte Tabor”. Recordemos que, en la interpretación esotérica, el cabello representa la energía, y como hemos citado, uno de los aspectos que identifican en el arte a María es su larga cabellera pelirroja.

También en la obra alquímica, del negro se pasa al blanco, y culmina en el rojo.

El personaje es tan rico, poliédrico, inabarcable, que tendremos que dejar para futuros trabajos aspectos relacionados con los esenios, Juan Bautista y otros participantes en esta descomunal historia, además de los lugares de la Provenza en los que predicó e hizo penitencia María de Magdala, donde hay antecedentes de santuarios a Isis y otras diosas madres, que desembocarían en las imágenes de las vírgenes negras. De la Madre y el Hijo.

Confiamos en que Ella nos perdone los errores y nos guíe hacia el camino, la verdad y la vida que dejó alumbrados en su paso por la Tierra.

(La Asociación Delta de Maya ha contado para la publicación de este artículo con la ayuda económica de Asociación Bislumbres)