Publicaciones

Hombre de Vitrubio

Parece que la opinión pública encuentra del todo natural que la palabra “Doñana” haya de ir necesariamente unida a las de “ciencia” y “conservación”. Y es lógico si consideramos que todo a nuestro alrededor sugiere que el científico es el único método capaz de orientar la gestión, no ya de Doñana o de cualquier otro espacio protegido, sino de la tierra, de la vida y de la realidad toda. Parece claro que nuestro modelo social sobrevalora el principio conservador en detrimento del creador y el destructor que le son complementarios.

En Delta de Maya hemos querido cuestionar, no ya la capacidad sino incluso el derecho de la ciencia, por sí sola, para intentar monopolizar el acceso al conocimiento y administrarlo: ¿no estaremos confundiendo en demasiadas ocasiones la ciencia, la auténtica ciencia, su razón de ser, su ámbito de acción y sus objetivos, con actividades e intereses diferentes?

En este artículo Enrique Sánchez Ludeña nos propone una reflexión sobre uno de los pilares en que se asienta este modelo social, el dogma aparentemente inapelable de que existen las verdades científicas. ¿Cabría plantearse que esta actitud, bien establecida y respaldada por los éxitos de la tecnología, sea una de las principales causas del progresivo y alarmante deterioro cultural que venimos padeciendo?

Artefactos y artificios

Enrique Sánchez Ludeña
Octubre 2011

I

La idea de equilibrio, el intentar que algo se mantenga igual a sí mismo mientras que todo lo que lo compone se mueve, tiene más de abstracción intelectual que de realidad. El equilibrio no es posible, nada permanece eternamente estático en el tiempo, ni siquiera lo que está muerto. El cambio, el continuo movimiento y transformación de la materia y la energía, es la esencia del espacio-tiempo.

El conocido modelo del equilibrio químico, según el cual dos reacciones opuestas llegan a una solución de compromiso cuando las velocidades de ambas se igualan, formándose y deshaciéndose moléculas como en una partida interminable de las tres en raya en la que siempre se repiten los mismos movimientos, no deja de ser eso: un modelo, un intento de explicación de lo que realmente ocurre.

En su acepción más común, un modelo es un ejemplo a emular o copiar y, para hacerlo, para obtener copias iguales de un modelo, se utiliza un molde. Ambas acepciones de la palabra, en cuanto a simplificación de la realidad y en cuanto a pauta o patrón a seguir, son igualmente aplicables al paradigma o modelo social en el que vivimos.

Simplificación al ofrecer una única forma de concebir el mundo. Molde al pretender imponer una única manera de pensar y de comportarse, una determinada moral y una cierta ética, unos modos y modales determinados. Y de esto no está libre la ciencia tal como hoy se ejerce y se concibe.

II

La ciencia no es una adquisición reciente, ni la tecnología tampoco. El fuego, la agricultura, la alfarería, la metalurgia, los zigurats, el calendario… son ejemplos muy claros de ello. Hace 2500 años, cuando la ciencia y la filosofía eran la misma cosa, los hombres sabios de la antigua Grecia ya fueron capaces de imaginar la existencia de los átomos así como de postular algunas teorías cosmológicas muy similares a las actuales.

Lo que hoy se entiende como ciencia data del siglo XVII y consiste en una forma particular de concebir, investigar y describir el mundo, empleando para ello el llamado método científico. Es un tipo de ciencia basado en la observación, la hipótesis, el experimento, la medida y la formulación de leyes y teorías en términos matemáticos; es decir, mediante fórmulas. Se trata, por tanto, de una ciencia cuantitativa; en oposición a la ciencia basada en la cualidad, el principio de autoridad y el silogismo que se venía practicando hasta ese momento.

Es una ciencia empirista e inductiva, que se construye desde lo particular para llegar a lo general. Se observa la realidad, a través de lo que perciben nuestros sentidos o nuestros instrumentos; a continuación se formula una hipótesis, una suposición, para explicar lo que sucede y por qué sucede así y no de otra manera. Llegados a este punto se hace una predicción, se dice cuál va a ser el comportamiento futuro de lo que estamos estudiando y se explica cuál va a ser la manera de comprobarlo, cuál va a ser el experimento o la observación que habría que hacer y cuáles deberían ser sus resultados.

Si todo se desarrolla según lo previsto, si ocurre lo que se esperaba, si no pasa nada que invalide la hipótesis de partida, consideraremos que nuestras suposiciones son válidas, son verdaderas, y la hipótesis pasa a convertirse en ley: “siempre que hagamos esto, a continuación pasará tal cosa” o “si queremos que pase esto, tendremos que hacer tal cosa”.

Por supuesto no basta con una sola comprobación, hay que hacer muchas; tienen que haberse hecho un número suficiente de experimentos para que la hipótesis se considere fiable; que no es lo mismo que infalible. Basta con que la ley no se cumpla una vez para que deje de serlo; es suficiente con descubrir un comportamiento que no estaba previsto para que sea necesario revisar lo que se creía. El saber científico, por tanto, es un saber provisional.

Cuando se dispone de un conjunto de leyes se elabora una teoría que las englobe todas. En muchos casos, además, también se elabora un modelo. Por ejemplo, la Teoría Atómica y los sucesivos modelos inventados para describir algo tan desmesuradamente pequeño que no podía verse.

Y ese es el empeño de la ciencia, la búsqueda de una teoría única, cada vez mejor, cada vez más amplia, cada vez formulada de forma más precisa, que pueda explicarlo todo.

Y, efectivamente, la ciencia explica y predice con éxito en numerosas ocasiones. Es indiscutible el éxito de Newton, que fue capaz de describir la trayectoria y las posiciones de los astros, la caída de los cuerpos, las mareas y el comportamiento de los cometas mediante la ley de gravitación y las leyes del movimiento. Por primera vez en la historia conocida se expresaban las leyes de la naturaleza de forma cuantitativa y se utilizaban las matemáticas para deducir de esas leyes el comportamiento pasado y futuro de los sistemas físicos.

Uno tras otro se sucedieron los éxitos; durante 200 años la experimentación en combinación con las matemáticas dio cuenta de todos los fenómenos físicos conocidos. Incluso la electricidad había sido domesticada y, al parecer, comprendida. El proceder de la ciencia, la combinación del experimento con las matemáticas, era la forma segura de obtener conocimiento. También, y sobre todo, era la mejor manera de reducir la incertidumbre. En un universo regido por leyes deterministas, basta con conocer suficientemente bien el presente para recomponer el pasado y predecir el futuro.

Y de la predicción se pasó al control, a la posibilidad de disponer los acontecimientos según nuestras conveniencias. Se aplicaba la ciencia no tanto para saber como para controlar, y para ello era precisa la tecnología. Después, hace más de un siglo ya, las matemáticas y el experimento pusieron en evidencia que el determinismo no era posible. Hoy sabemos que lo que podemos conocer sobre el presente y lo que podemos afirmar sobre el futuro tiene sus limitaciones, impuestas por la propia naturaleza. Nuestra ignorancia no se debe a la imperfección de nuestros aparatos o de nuestras técnicas de medida, sencillamente la naturaleza no sabe cómo va a comportarse, no sabe qué opción va a elegir entre todas las opciones posibles. El futuro de la naturaleza está condicionado pero no está determinado.

III

Se suele definir la tecnología como ciencia aplicada, como el empleo de la ciencia en la resolución de problemas prácticos. Parece, sin embargo, que la tecnología no ha necesitado de la ciencia para elaborar muchos de sus productos; sino que ha sido más bien al contrario. Es más, la ciencia moderna en gran parte fue posible gracias a los logros técnicos y la forma de pensar derivada de ellos que la precedieron.

El molino, la maquinaria, la fábrica, la desaparición de los gremios artesanales, la brújula, la imprenta y el reloj mecánico, unidos a la moral calvinista, y al modelo político y económico asociados a ella, determinaron el paso a la Edad Moderna y prepararon el terreno a la nueva ciencia que habría de surgir.

Una ciencia determinista y mecanicista, en la que el universo se concibe como un gigantesco reloj, en la que todo se descompone en piezas, con la ilusión de que así se tiene más control sobre aquello que se pretende estudiar. Una ciencia en la que el conocimiento se vuelve fragmentario y se olvida el hecho de que el todo es algo más que la suma de sus partes.

Investigamos el átomo rompiéndolo, lanzando sobre él todo tipo de proyectiles con la energía y la velocidad más alta que somos capaces de conseguir. Intentamos comprender la vida matándola, triturando las células y extrayendo de ellas filamentos de ADN, cortando y recomponiendo el genoma, buscando la supuesta función de cada pieza, de cada gen, y las consecuencias que tendría si fuera sustituido por otro.

Se concibe el mundo con la mentalidad de un mecánico o un ingeniero, buscando su manipulación más que su comprensión. Se aborda su estudio con una intención utilitarista, intentando encontrar una aplicación práctica de casi todo. Es una actitud de supervivencia, de prolongar el ciclo de nuestra vida.

La ciencia y la tecnología actuales no se podrían concebir por separado; la mayoría de los logros de una de ellas necesita de los éxitos de la otra, pero también la arrastra, la obliga a tomar un determinado camino. Y no es una relación de igualdad, sino con un sesgo, en el que pesa más la utilidad que la verdad.

Algo similar a lo que está sucediendo con el arte, en el que la técnica oculta la falta de mensaje. Y al hablar de técnica no me estoy refiriendo al artefacto sino al artificio, al truco, a aquello que se emplea cuando no se domina la magia. Porque, en contra de lo que se nos hace pensar, la ciencia está más cerca del arte que de la tecnología. Una y otra comparten la posibilidad de disfrutar, de sentir el placer o la felicidad del descubrimiento.

No quiero con este discurso despreciar la técnica, las técnicas; tanto la ciencia como el arte se valen de ellas, porque facilitan el trabajo. Tampoco quiero menospreciar la tecnología, que no es lo mismo que la técnica, porque lleva asociados un modelo social, un estilo de vida y una forma de pensar. Sin tecnología, la vida de los seres humanos, tal y como la concebimos en este momento, habría sido mucho más difícil. Al igual que la técnica, la tecnología es una herramienta que hace más sencillo nuestro paso por el espacio-tiempo; o que debería hacerlo. Y ahí está el problema: en la facultad que tienen los seres humanos de volver en su contra todo aquello que debería estar a su favor. ¿Puede haber otro tipo de ciencia, diferente de la que se viene haciendo ahora? Parece ser que sí. Hay evidencias de que la hay y de que la ha habido. ¿Podemos confiar en una ciencia que no se base tanto en el aparato y en el análisis, sino que se apoye también en el científico y en la analogía? Supongo que deberíamos o, al menos, no confiar tanto en lo que estamos haciendo ahora.

Porque el aparato con el que se mide la realidad condiciona e incluso determina la concepción que se tiene de ella. Desde que comenzó a utilizarse el reloj mecánico, el tiempo pasó a ser una sucesión lineal de desplazamientos de una aguja. Hubo que esperar a Einstein para recordar que todos los relojes no funcionan de la misma manera.

En cuanto al análisis, no está de más recordar que la razón se nutre de los sentidos, y los sentidos no lo perciben todo y aquello que perciben lo perciben mal. La propia razón, la memoria selectiva del que percibe, deforma aquello que le llega, condiciona la observación: se ve aquello que se conoce o que se espera ver, pero lo que se desconoce pasa desapercibido. Lo mismo puede decirse de nuestros aparatos de medida, que han sido fabricados a nuestra imagen y semejanza, tomando como referencia nuestros sentidos.

Se podría objetar que precisamente para eso están la razón y las matemáticas, para eliminar el subjetivismo mediante la lógica y el razonamiento. Sobre las limitaciones de la lógica y las contradicciones a las que conduce hay mucho escrito. Sobre el mundo del inconsciente, tanto propio como colectivo, también.

IV

Ante un territorio nuevo, hay dos actitudes o posturas, la del colono y la del conquistador. El colono es el que cultiva la tierra y el conquistador el que la esquilma, uno vive de su propio trabajo mientras que el otro pretende vivir del trabajo de otros a los que domina. Cuando el colono se transforma en conquistador aparece el colonialismo.

Colono, cultura y culto, son palabras que tienen la misma etimología; proceden del verbo latino colere, (colo, colere, cultum) que significa cultivar. Una sociedad culta sería, por tanto, una sociedad cultivada o que se cultiva. Es frecuente sin embargo, confundir la cultura con el culto, con la ejecución de ritos o la admiración de algo o de alguien.

Un ejemplo claro de esta confusión puede encontrarse en la ciencia, que puede cultivarse y emplearse para cultivar o convertirse en un objeto de culto, de adoración ciega.

Desde el descubrimiento de la agricultura, en el Neolítico, grandes civilizaciones se han sucedido en el tiempo. Hay múltiples legados de esas épocas, libros como los Vedas y la Biblia, edificios como la Acrópolis o las pirámides y múltiples modelos del cosmos y del papel que desempeña la humanidad dentro de él.

A pesar de ello se acepta -y se transmite en los modelos educativos- que, durante la mayor parte de su existencia, la humanidad ha estado muy atrasada científicamente y que todos los saberes de los que disponía sobre el cosmos y el mundo físico eran en su mayoría erróneos, una simple colección de mitos y supersticiones, reflejo de una mentalidad primitiva y animista. Sólo en los últimos siglos, desde la llamada Revolución Científica, se dispone de conocimientos ciertos sobre el funcionamiento de los fenómenos naturales.

Se argumenta que la ciencia es una forma segura y objetiva de conocimiento, un antídoto contra la irracionalidad, contra la creencia ciega, y se promete un futuro progresivamente mejor, aunque no carente de problemas, gracias al progreso imparable de la ciencia y la tecnología.

Lo que no se dice en las escuelas es que algunas de las sociedades que nos precedieron, a pesar de su inferioridad en el campo de los conocimientos científicos y de los logros materiales, pudieron estar más adelantadas en el arte de la vida, pudieron perseguir ideales más elevados o estar más dedicadas a la búsqueda de la perfección humana. En el sentido correcto de la palabra cultura, no entendida como acumulación de informaciones y seguimiento de cultos sino como cultivo, es muy posible que nuestra sociedad no haya sido de las más cultas.

Tampoco se debate que, cuando pasa a ser objeto de culto, la ciencia se convierte en una doctrina, cargada de dogmas y de principios indemostrables cuya aceptación es sólo cuestión de fe. Deja de ser la forma objetiva de conocimiento que pretende ser y adquiere los vicios y los comportamientos de todas las ideologías: creerse en posesión de la verdad, estigmatizar a los herejes e imponer su moral y sus comportamientos. Como toda doctrina, la ciencia también dispone de su credo y de su catecismo, de su declaración de principios y su reglamento, por llamarlo de alguna manera. No es una forma objetiva de conocimiento como pretende ser, y tiene los vicios y comportamientos de todas las ideologías: creerse en posesión de la verdad, estigmatizar a los no creyentes, imponer sus dogmas, su moral y sus comportamientos. La ciencia tiene todos los atributos de otras formas de poder; para ser precisos, es uno de sus sustentos.

V

La palabra contar tiene dos significados: calcular (computar) y relatar (hacer una relación). Una cuenta es el resultado de contar y un cuento es lo que resulta de una narración.

De la misma manera, un contable es aquel que lleva las cuentas mientras que un cuentista es alguien que cuenta cuentos. El primero es un personaje respetable mientras que el segundo es una especie de mentiroso profesional. Todo el mundo sabe que tiene que creer al contable y no tomar demasiado en serio al cuentista.

Cuando escuchamos al contable sabemos que nos está hablando de realidades, de hechos verificables; cuando escuchamos al cuentista sabemos que nos está relatando hechos fantásticos, que sólo existen en nuestra imaginación.

Simplificando mucho, la ciencia sería una ocupación de contables, mientras que la poesía o la religión sería un trabajo de cuentistas. Pero esto no es tan sencillo, combinando adecuadamente los números con la imaginación, la ciencia también produce historias apasionantes, en las que se mezclan la realidad con la ficción; por ejemplo, la siguiente:

Al principio fue el Big-Bang y con él nacieron la materia, la antimateria, el espacio y el tiempo. Desde un punto sin dimensiones, como todo punto que pretenda serlo, comenzó este Universo en expansión que, según el inexorable segundo principio de la termodinámica, evoluciona hacia la uniformidad, se enfría lentamente, hasta alcanzar un estado muerto y homogéneo en el que cada partícula estará quieta e inmensamente alejada de las otras.

Y aunque en este devenir se hayan formado átomos, cristales y proteínas, aunque haya surgido la vida, todo ello es tan sólo una violación aparente de esta condena hacia la muerte cósmica: cualquier orden es transitorio y se mantiene a costa de aumentar el desorden, la entropía, de lo que le rodea.

Porque esta danza ciega y sin propósito de la materia y la energía, esta epopeya en la que surgen galaxias, planetas y seres humanos es un intento heroico e inútil de resistirse a un mundo sin formas y sin relaciones.

Incluso la vida es el producto imposible de una sucesión de errores afortunados y la consciencia de existir es el resultado de miles de complejas reacciones y procesos físico-químicos que están en camino de comprenderse. El único fin de la vida es mantenerse a sí misma. La misión del genoma, la pieza clave del ser vivo, es perpetuarse, fabricar réplicas de sí mismo, subsistir.

 Sin embargo, la propia naturaleza se encarga de que la réplica nunca sea perfecta. Las poblaciones migran y se mezclan, los genes se reorganizan mediante la reproducción sexual y, además, el genoma de cada célula cambia permanentemente, por efectos ambientales no del todo conocidos. Estos cambios imprevisibles, junto con los errores de copia que se producen cada vez que el ADN se duplica, son lo que se llama mutaciones. Y, una vez que se produce, la mutación se perpetúa, se sigue copiando y difundiendo entre los cromosomas de la especie, aunque pueda ser letal.

La evolución biológica, el nacimiento de nuevas especies, se basa en la existencia de estos errores, en la presencia de estos fallos en el momento oportuno. Si no hubiera habido pequeñas o grandes diferencias entre los genomas, si no hubiera habido variabilidad genética, la especie no habría sido capaz de adaptarse a las modificaciones de su ambiente, no habría tenido individuos capaces de sobrevivir en un mundo cambiante.

Con este discurso, no resulta extraño que todos nuestros logros y esfuerzos científicos y tecnológicos estén al servicio de una concepción meramente física, vital, comercial y económica de la existencia, en la que prima la permanencia del cuerpo y su comodidad durante ese breve tránsito sin sentido en que se convierte la vida.

En cualquier caso, no deja de ser curioso que en un mundo condenado a la uniformidad existan mecanismos que, al menos temporalmente, impiden que se produzca. Y resulta esperanzador que cada copia mal hecha del genoma anterior, pueda contener las claves de la futura supervivencia.

VI

Los seres humanos tenemos la capacidad de preguntarnos acerca de nuestro origen y nuestro destino. Sabemos que hemos nacido y tenemos la certeza de que vamos a morir, pero desconocemos si hubo un antes y si habrá un después. No tenemos la respuesta, pero sí la confianza en que es posible encontrarla. Hay distintos caminos para ello.

Conocemos el mundo a través de la observación, la inspiración y la intuición; mediante la ciencia, el arte y la mística. Son los tres caminos que nos pueden acercar al conocimiento, los tres caminos que debe recorrer la humanidad y cada ser humano para cumplir su destino; para averiguar por qué y para qué ha nacido y obrar en consecuencia.

Cuentan muchas tradiciones filosóficas que el ser humano vive en distintos mundos, que habita en distintos planos, que podrían resumirse en tres: el mundo de la materia, el mundo de los sentimientos y el mundo del espíritu. Son mundos de los que se desconoce casi todo, mundos repletos de misterios.

Pero hay misterios que se pueden desvelar siguiendo un método, llevando a cabo un trabajo sistemático de estudio; este es el objetivo de la ciencia. Otros misterios se pueden vivenciar, pero no se pueden comunicar mediante la razón, pero sí a través del arte. Y hay misterios que sólo se pueden experimentar, pero no comunicar; la experiencia mística es intransferible.

El aprendizaje, la intención de saber, debería consistir en esto, en la búsqueda del misterio, en la aventura de desvelar los arcanos. Pero no resulta fácil porque, aferrados todavía a la supervivencia, a la necesidad de conservar y permanecer, confundimos la ciencia con la tecnología, el arte con el artificio y la mística con la doctrina.