Publicaciones

Fragmento de cerámica ibérica, Úbeda La Vieja.

 

ARQUEOLOGÍA

UNA BREVE INTRODUCCIÓN

Beatriz Amez Monedero
Enero de 2017

Hace unos 3.600 años, al otro lado del Mediterráneo, una isla redonda saltó literalmente por los aires. El volcán que albergaba en su interior entró en erupción explosiva destruyendo la isla y todo lo que había en ella. Pero no sólo eso, muchos creen que cambió la historia de Europa. Esa isla es conocida como Thera o Santorini. En la foto, que recuerda un cuadro de Mondrian, aparece la fachada norte de Xeste 2, un edificio de varias plantas en el yacimiento de Akrotiri, en Santorini. Paradójicamente, la misma explosión que destruyó la ciudad y la isla también ha conservado hasta nuestros días muchos de sus detalles arquitectónicos, artísticos y cotidianos. Lo que asoma por la pequeña ventana es una vasija que surge de las cenizas. Se ha pensado que la erupción minoica (así se denomina) pudo propiciar el ascenso de la cultura micénica, que tomó el relevo del matriarcado existente, ya en transición, y lo transformó en lo que podría considerarse como una parte del origen de nuestra actual cultura europea.

Acrotiri3

FIG. I: Excavación en Xeste 2, Acrotiri. Santorini.

La razón de que seamos capaces de aproximarnos a lo que pudo pasar y a cómo pudo influir, y no solo localmente, es gracias a la arqueología, y este artículo habla de ella. Este término de origen griego significa “estudio del pasado”, un campo amplio y complejo que sobrepasa y desafía cualquier definición o etiqueta, pero podemos comenzar diciendo que la Arqueología es el estudio de las culturas y civilizaciones pasadas, a través de los restos materiales que han ido dejando y que ahora mismo están en desuso. No obstante, es interesante recordar que la arqueología no solo habla de objetos, del tiempo y del espacio: tiene que ver con personas, con sus obras, con sus maneras de ver, percibir y relacionarse con su entorno y con otros pueblos, con sus ideas, con sus creencias, con sus proyectos.

Lo que sigue son unas breves pinceladas sobre el tema, para que el lector pueda hacerse una idea de qué implica en la práctica el término arqueología y de qué puede o no esperar de ella. La intención es la de tomar conciencia de la necesidad de establecer nuevas formas de colaboración, de proyectar una mirada nueva sobre cosas aparentemente muy vistas, de abrirnos a conexiones a veces insospechadas, de plantear nuevas hipótesis de trabajo…

Y para ello vamos a comenzar hablando del principal elemento de la arqueología: el “yacimiento arqueológico”, también denominado asentamiento o sitio arqueológico. Y es el lugar donde se encuentran los restos materiales del pasado. Un yacimiento arqueológico proporciona estratos sellados (Fig. I) donde cada objeto, independientemente de su origen, cronología y uso, queda interrelacionado con todos los demás objetos de ese estrato y con los de los estratos inferiores más antiguos o los estratos superiores más modernos. Ese yacimiento se relaciona a su vez con otros de su entorno geográfico, cultural, cronológico, etc. Relaciones a través del tiempo y del espacio que no siempre son fáciles de establecer.

FIG. I DIBUJO DE CAMPO DE CORTE ESTRATIGRÁFICO

FIG. II: dibujo de campo de un corte estratigráfico.

 

Resulta evidente que el tipo de información que podemos obtener de una pieza encontrada en esas circunstancias es sensiblemente diferente a la que se obtiene a través de una pieza encontrada fuera de contexto, por ejemplo descubierta aisladamente en el campo, comprada en un mercadillo, etc.. En la arqueología anglosajona tradicionalmente se empleaba la palabra provenance, que es un término utilizado en el mundo del arte para establecer la historia de un objeto, lo cual, en nuestro campo, habitualmente equivalía a saber a través de qué manos había pasado ese objeto hasta llegar a nosotros. Actualmente, sin embargo, especialmente en América del Norte, se emplea el término provenience (procedencia), que es una variación del anterior (por pronunciación) y que hace referencia de un modo muy preciso a la necesidad de establecer el lugar de descubrimiento y su contexto arqueológico. Esto es así porque es ese contexto el que confiere un estatus especial al objeto. Le confiere una cronología, un significado y un valor social, cultural, religioso, tecnológico y simbólico que es propio de ese contexto y no necesariamente de otros. Pongamos por caso que la pieza de la que hablamos fuera el bronce Carriazo (Fig. III), encontrado y adquirido en un mercadillo por el arqueólogo Juan de Mata Carriazo en los años 50 y, oficialmente, carente de contexto arqueológico. Lo único que podemos decir, en principio, es que procede del área de Sevilla, algo bastante inespecífico. En el mejor de los casos podemos decir que tenemos la provenance, pero no la provenience. De hecho, si consultamos su ficha en el CER.ES (Colecciones en Red, en el apartado de la Clasificación Razonada), queda claro que se trata de una pieza excepcional, pero no exenta de polémica en cuanto a su funcionalidad y su origen iconográfico. La interpretación más extendida es la de cama lateral de bocado de caballo, aunque algunos autores ofrecen otras posibilidades interpretativas. Algunos asocian su forma al contorno de una nave, otros, como Maluquer de Motes, lo identifican también con una pieza de caldero.

Vista frontal

FIG. III: Bronce Carriazo. Museo Arqueológico de Sevilla.

 

Cuando existen textos antiguos con los que cruzar la información se puede verificar y documentar el hallazgo con datos importantes, como la forma de uso o la función, datos que, sin embargo, no siempre están claros. Es paradigmático el caso del Kleroterion (Fig. IV). Era una máquina de aleatorización para el sorteo de los ciudadanos elegidos para participar en los jurados populares de Atenas. Un solo fragmento o algunos de sus componentes por separado no habrían sido suficientes para establecer su función y su modo de uso si no hubiéramos contado con el texto o epígrafe jurídico explicativo, es decir, sin las fuentes escritas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

FIG. IV: Kleroterion. Museo del Ágora, Atenas.

 

En otras ocasiones, las más, en las que no se ha podido seguir el rastro de la pieza, la sombra de la duda puede cernirse sobre la autenticidad del artefacto. Los museos de todo el mundo, incluidos los más prestigiosos, han sido víctimas de los falsificadores, y siempre hay objetos que siguen sustentando la polémica, como el busto de Nefertiti del museo de Berlín o la diosa de las serpientes de oro y marfil del Museo de Bellas Artes de Boston. En estos casos la arqueología puede ser de ayuda cuando posteriormente se encuentran artículos similares in situ, es decir, en un estrato cerrado, porque de esta manera se autentifica el objeto.

Pero antes de comenzar la excavación y ponernos a cargar con espuertas de tierra, es conveniente acercarse a las fuentes para partir de un lugar más o menos seguro. Y aquí, paradójicamente, entramos en un laberinto, ya que las fuentes de información son múltiples: fuentes literarias, geográficas, historiográficas, leyendas y mitos, folclore, tradiciones orales… y también estudios de campo, como catas, prospecciones y excavaciones ya realizadas. Una fuente que ha sido muy fructífera en algunas ocasiones han sido los propios habitantes de un lugar que, por ejemplo, pueden tener en su sótano unos impresionantes “pithoi” “in situ” (vasijas de almacenamiento) de más de 3000 años de antigüedad, como sucedió en el pueblo de Archanes en Creta, que se encuentra sobre un palacio-templo minóico de la Edad del Bronce, o que deciden hacer obras y al cambiar un suelo descubren un bello mosaico romano, similar a lo que sucedió en Medinaceli, Soria. También hay casos en que agricultores o campesinos, al hacer un trabajo en el campo o en la finca, han encontrado elementos de valor histórico, como debió ser el caso de la estela tartésica de Villamanrique, o la famosa Villa Olmeda de Palencia, que muestra uno de los conjuntos de mosaicos romanos tardo-imperiales más importantes de España. Cada una de estas fuentes arrastra su propia corte de problemas, pero también proporcionan información sustanciosa a quien sabe buscar.

Y esto de buscar es un arte, o al menos en ocasiones requiere de inspiración: y es que la intuición y la pasión también juegan un papel importante. Ahí tenemos a Schliemann o a Arthur Evans, con sus descubrimientos en Troya y Knossos. Igual que un escultor ve la escultura en la piedra y se limita a sacarla a la luz quitando lo que sobra, como afirmaba Miguel Ángel, así una forma en el terreno, aparentemente natural, se desvela para algunos como un lugar idóneo para el hallazgo arqueológico. Un texto que para unos no es más que leyenda y mito, se convierte para otros en la base para un descubrimiento. Pero no es algo exclusivo del mundo del arte y de las letras, también en la ciencia encontramos ejemplos. Einstein o el matemático hindú S. Ramanujan no siempre siguieron las sendas puramente analíticas en su búsqueda o en la interpretación de lo hallado. Esa capacidad de visión, de dar un “salto”, ayuda. El caso de Ramanujan es especialmente interesante, porque las fórmulas matemáticas le llegaban por inspiración, como a los poetas. Él lo atribuía a la diosa familiar, ya que no tenía una formación matemática superior, y aunque a veces no supiera cuál podía ser su aplicación práctica, sí “sabía” de alguna manera que sus fórmulas funcionaban. De hecho, algunas de ellas se emplean en los cálculos que se realizan para el estudio de los agujeros negros. Eso sí, tuvo que desarrollar la demostración matemática para que le publicaran sus escritos.

Muchos de los descubrimientos más impactantes parecen ser fruto del más puro azar, y a veces lo son, pero es el estudio metodológico, interdisciplinar, minucioso y paciente de la arqueología moderna lo que permite obtener una base sólida de datos que puedan servir también a las futuras generaciones de arqueólogos, que podrán contar con mejores conocimientos históricos, técnicos y científicos.

De todas las fuentes, las más usadas en la arqueología tradicional han sido las fuentes escritas que, en líneas generales, usualmente han tenido más aceptación que los datos recogidos en las excavaciones. De hecho, siempre ha existido cierta rivalidad entre historiadores y arqueólogos. Los historiadores, no sin cierta razón, consideran que los hallazgos arqueológicos no son ni suficientemente significativos ni suficientemente explicativos como para competir con la información proporcionada directamente por un autor más cercano, en teoría, al conocimiento del funcionamiento de las sociedades antiguas, y creen, con razón, que los textos antiguos ayudan a posibilitar y esclarecer, de facto, el hallazgo arqueológico.

Aún hoy ésta sigue siendo la principal brecha entre fuentes literarias y arqueología, también en lo que respecta al suroeste peninsular. Lo que nos cuentan las fuentes sobre lo que aconteció en el territorio de Tartessos, por ejemplo, no se ve reflejado en toda su magnitud en las excavaciones arqueológicas. Se ha excavado poco y no siempre con la metodología adecuada. Estas fuentes nos hablan de mitos, de leyendas y de unos pocos datos históricos. Todo ello apunta a una cultura de origen muy antiguo que floreció en todos los aspectos y se desarrolló en un entorno geográfico privilegiado. Para algunos es evidente que el problema es más literario y textual que material, y reside en nuestra visión e interpretación de las descripciones que aparecen en los textos cuando las comparamos con los datos proporcionados por la arqueología. Pero cuando estudiamos los restos arqueológicos ¿estamos mirando de la manera correcta? y ¿es Tartessos lo que vemos? ¿Qué es Tartessos? Quizás deberíamos empezar por ahí.

La arqueología ha desmentido en algunas ocasiones a las fuentes históricas, plagadas a veces de subjetivismo cultural e intereses espurios. La verdad no siempre está en los libros. O al menos no en los libros por sí solos. Hasta hace poco, los griegos de Focea parecían ser los primeros en haber arribado a las costas de Tartessos. Sin embargo, esta idea empezó a cambiar cuando un arqueólogo de la universidad de Córdoba, José Clemente Martín de la Cruz, decidió llevar a analizar unos fragmentos cerámicos encontrados en el Llanete de los Moros, en Montoro (Córdoba). Ante la sorpresa de muchos (aunque no de todos), esos pedacitos de cerámica común resultaron ser micénicos (Fig. V). Incluso fue posible establecer el horno en que se habían fabricado las piezas. Esto abrió la puerta a nuevas posibilidades interpretativas y a la constatación de que los contactos entre el mundo griego y Tartessos, aunque pudieran ser indirectos, resultaban ser más antiguos que lo que se suponía hasta entonces. Como vemos, a veces son cosas pequeñas las que generan cambios grandes en nuestra percepción de los procesos históricos. Cabría preguntarse cuántas “cerámicas micénicas” se han desechado por considerarlas simples intrusiones en el estrato arqueológico, o elementos sin relevancia que sencillamente no encajaban en el esquema histórico previsto.

Llanete

FIG. V: Cerámica de Llanete de los moros (Córdoba).

 

En cualquier estudio o investigación se deben lanzar hipótesis de trabajo sin miedo a tener que romperlas, negarlas, o cambiarlas. Esta es la base. En las disciplinas científicas se establece un modelo y después, sobre la base de los datos, se empiezan a hacer predicciones. El modelo se mantiene vigente mientras esas predicciones se cumplen. Esta es la única manera de abordar temas de los que no se tiene información previa. Cuando aparece un resultado no esperado el modelo no se desecha sin más, sino que se intenta verificar, y si aun así no funciona entonces se empieza a plantear el cambio de ese modelo o hipótesis. Muchas veces, estos aparentes errores constituyen la base de nuevos descubrimientos.

Al abordar el estudio de las fuentes literarias e historiográficas antiguas, los textos escritos plantean un problema adicional, que es el de las traducciones. Como decía un profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, Alberto Canto, con gran sentido del humor: “hay que tener cuidado con las traducciones porque algunas están perpetradas”. En ocasiones presentan ciertas dificultades que afectan a conceptos o matices que no dejan de ser importantes. A veces recogen textos anteriores o tradiciones orales más antiguas. A veces son traducciones de traducciones. Los autores romanos, por ejemplo, tomando como referencia los textos griegos, añadieron o fijaron, con toda probabilidad, algunos malos entendidos.

Durante la Edad Media se copiaron y tradujeron al latín muchos textos de la antigüedad, para conservarlos o coleccionarlos. La copia de manuscritos en mal estado de conservación, la recopilación de diferentes fuentes, el propio proceso de compilación, selección e interpretación, el escaso conocimiento a veces, por parte del traductor, de la lengua que traducía o a la que traducía, o los prejuicios culturales, por citar unos cuantos ejemplos, han provocado que lo que nos ha llegado sean, en un gran porcentaje, resúmenes glosados; y en ellos se ha perdido una parte de la información, bien porque los traductores no la consideraron pertinente en ese momento, o bien porque dicha información fue seleccionada, comentada, interpretada y, en suma, alterada, para presentarla del modo más adecuado para la época.

Es muy difícil que una información pase incólume a través del tiempo y del espacio, lo normal es que interactúe con las otras informaciones procedentes de los entornos culturales por los que atraviesa. Lo que en una cultura tiene un significado concreto podría variar, aunque sea solo ligeramente, en otra. Cada idioma representa una manera de ver el mundo. Hoy somos conscientes de que el traductor debe conocer con cierta profundidad y amplitud el tema del que se habla en el texto, así como al autor (si se conoce) o el entorno socio-cultural-político en el que se escribió, para conseguir una traducción lo más fidedigna posible, pero esto no ha sido siempre así a lo largo de la historia.

Cuando adoptamos una traducción determinada, incluso la más prestigiosa, la tomamos como referencia con sus aciertos y errores, y con cada uso los vamos perpetuando.

De los textos que hacen referencia a Tartessos, los escritos en lenguas autóctonas aún no han sido traducidos, y los estudiosos de las fuentes bíblicas siguen sin lograr un acuerdo generalizado sobre la identificación de Tharsis con Tartessos. Por tanto, las fuentes que más se manejan son las de origen grecolatino. Pero siempre hay un pero, y lo expone muy certeramente Diego Ruiz Mata (1) cuando habla de un tema sobradamente conocido, como es el de la identificación de la actual Cádiz con Gadir:

“La ecuación Cádiz – Gadir se basa en la lectura e interpretación de unos textos tardíos, dudosos, por las interpolaciones o supresión de datos de los diferentes manuscritos pertenecientes a un tiempo histórico no fenicio, escritos en gran parte por autores que desconocían el medio, su transformación y la historia interna… / … mezclando aún el mito y una realidad histórica inmersa en la perspectiva etnocéntrica grecorromana…”.

¿Significa esto que no podemos confiar en las fuentes escritas? No, en absoluto. Las fuentes escritas como mínimo mar- can una tendencia clara hacia una mayor probabilidad de la existencia de algo.

Entre las fuentes escritas también hay que contar con aquellos textos que no son necesariamente de contenido histórico, como por ejemplo los diálogos de Platón en los que se menciona la Atlántida: aunque pensemos que se trata solo de un texto teórico que se refiere a un modelo ideal, debemos plantearnos que es una idea basada en algo, y siempre es posible encontrar pistas, y podemos ilustrarlo con un ejemplo: la descripción de la capital de la Atlántida en el diálogo Critias y el yacimiento de Marroquíes Bajos, en Jaén, del que se muestra una interesante reconstrucción en un video digital de la Junta de Andalucía (ver referencia al final del artículo).

Para los que no hayan sucumbido a los encantos platónicos o no tengan acceso a las fuentes, Platón cuenta cómo Poseidón fortificó la colina donde habitaba su esposa Clito y la rodeó de anillos alternos de tierra y agua de mar, dos de tierra y tres de agua, para aislarla y hacerla inaccesible. Estas estructuras ocupaban el centro de la isla, de modo que cualquier lugar equidistaba del mismo. Todo ello se parece bastante a la macroaldea descrita en el vídeo antes mencionado, del período Calcolítico (desde principios del III milenio hasta mediados del II aprox.), que poseía una estructura de al menos 4 anillos concéntricos alternativos de tierra y fosos, preparados para que el agua circulara por ellos, que rodeaban un núcleo redondo central de tierra. El agua procedía de lo que hoy es el arroyo Magdalena. En las excavaciones queda patente la intencionalidad de la forma circular y de que ésta fuera perfecta. Todo ello nos habla de los conocimientos, la tecnología y el significado que para ellos pudo tener esa manera de ordenar y organizar el espacio que habitaban, y denota una determinada tradición constructiva.

El interés por el pasado no es algo nuevo, viene de antiguo, de muy antiguo. Tenemos un caso muy conocido en el sur peninsular, el de la dama de Galera. Se trata de una figurilla similar a otra encontrada en Cartago, que podría representar o estar relacionada con la diosa Astarté. Esta figurita está datada en el siglo VII a. C., así que debió de ir pasando de generación en generación hasta acabar en una tumba de la necrópolis de Tutugi fechada en el siglo. V a. C. El interés por conservar lo antiguo puede deberse a muchas causas: prestigio, valor crematístico, valor relacionado con oficios y rituales sagrados…  En el Renacimiento estuvo relacionado, entre otras cosas, con la inspiración artística. Ahí tenemos a Miguel Ángel y a otros artistas del momento, inspirándose en obras de la antigüedad, como la escultura de Laocoonte o la arquitectura de las Termas de Caracalla en Roma. Pero la arqueología, como ahora la conocemos, no comienza hasta el siglo XVIII; eso sí, con un matiz importante: los primeros arqueólogos no estaban interesados en plantearse cuestiones referentes a la historia humana. Era más un afán de coleccionar objetos y datos. No olvidemos que los siglos XVIII y XIX son siglos de imperios y colonialismos que tiñeron con ese matiz todo lo que hallaron en los territorios bajo dominio europeo.

A finales del s. XIX aparecen personajes de la talla de Lord Carnarvon y Howard Carter, en Egipto, Schliemann en Troya y Evans en Creta, entre otros, asociados para siempre con sus respectivos descubrimientos: la Tumba de Tutankamon, la supuesta Troya de Homero, y Knossos (Fig. VI) con su trazado laberíntico, que evoca la leyenda del Minotauro. La arqueología quedó fuertemente asociada al descubrimiento de grandes complejos arquitectónicos de riqueza exuberante y a objetos suntuosos de gran valor. En realidad esto ya era así, pues en países como Egipto, Italia y Grecia se convivía con grandes edificaciones de la antigüedad que todavía estaban y están en pie.

Mucha gente sigue pensando, aún hoy, que los pueblos que no tienen ese tipo de manifestaciones artísticas y arquitectónicas no poseen cultura y son más primitivos, no solo en lo referente a lo tecnológico, sino también en el plano artístico y espiritual. De este modo pueden explicarse determinadas tendencias como el difusionismo cultural, que a finales del s. XIX y principios del XX estableció una conexión directa entre civilizaciones y etnias (identificación entre pueblo, cultura y lengua) que irradian su influencia civilizadora. “Ex Oriente Lux”, de este modo se explicaba cualquier cambio en una sociedad como fruto de una intervención foránea, (normalmente invasión o dominio) de otra cultura. O su contrario por reacción, el autoctonismo, para el que no parecen existir influencias externas determinantes y todo surge desde dentro de la propia sociedad. Todo ello y más sigue influyendo en la concepción de nuestro pasado, y por tanto, también en nuestra visión de Tartessos.

fig V detalle arquitectoìnico de Knossos baja

FIG. VI: Detalle arquitectónico de Knossos, con el llamado Príncipe de los Lirios al fondo.

Después de aquellos descubrimientos tan espectaculares, es como si en nuestra península no hubiera existido nada semejante. Las comparaciones son odiosas, pero lo curioso es que nuestro patrimonio arqueológico cuenta, sin ir más lejos, con una gran riqueza en hallazgos de estructuras megalíticas, algunas de ellas realmente impresionantes y de una gran antigüedad, aunque la cronología es uno de los problemas que necesita ser afrontado muy seriamente, y no solo aquí.

Jose Luis Escacena Carrasco (2), en su libro sobre la arqueología del suroeste peninsular, ilustra con mucho gracejo el problema de la cronología. Según él, algunos estudiosos: “…trascienden incluso las barreras cronológicas de los periodos que estudian, para intentar demostrar, con un claro derroche en el uso de alfileres para coger las cosas, que su poblado, su tumba y su cacharro son más viejos que todos los que jamás hayan encontrado sus colegas.” (La negrita es mía).

En el año 1991, Peter James, en colaboración con I. J. Thorpe, Nikos Kokkinos y otros, publicó un libro titulado “Siglos de oscuridad”, y el subtítulo lo dice todo: “Un reto a la cronología convencional de la arqueología del Mundo Antiguo”. La tesis del libro era que la cronología en la que nos habíamos estado basando, tomándola como verdad absoluta, o casi, estaba mal construida. Normalmente se tomaban datos clave de determinadas culturas, como Egipto en lo referente al mundo antiguo, o Asiria y Grecia a partir del s. VII a. de C., y con ellos se construía la cronología de otras (datación cruzada). Esto arrastraba errores de cálculo y calibrado que han dificultado nuestra comprensión de determinados procesos. Para Colin Renfrew, autor del prólogo, la cosa está muy clara: no hay posibilidad de conocimiento del desarrollo y evolución de una cultura sin un marco temporal que marque los hitos de ese proceso.

Esto significa que aun teniendo todos los datos de la historia del ser humano, si no somos capaces de establecer una secuencia de sucesos reconstruirla va a ser casi imposible. Encontrar el “instante en el espacio” es fundamental para comprender y aprender de esos procesos. Una fecha en un lugar determinado es lo que imprime carácter. Ese cruce marca el tesoro. La misma fecha en distintos lugares da una visión global. Diferentes momentos en un mismo espacio dan una visión lineal.

Mientras algunos llevan las fechas hacia atrás, alargando así la historia del ser humano, también existe la posición contraria, extrema en este caso: se trata del matemático ruso Anatoly Tymoféyevich Fomenko y su Nueva Cronología. Junto con otros colegas de su misma nacionalidad, Fomenko considera que la cronología histórica tradicional es erró- nea y propone una radicalmente más corta, donde la mayor parte de la historia conocida entraría en los últimos 1.500 años d. C. ¡Y esto basándose únicamente en cálculos matemáticos y astronómicos…! El problema es que sus datos no casan ni con la cronología relativa ni con los resultados ofrecidos con los nuevos métodos de datación absoluta. Eso sí, hay que reconocerle que acaba con los denominados “períodos oscuros” (bueno, en realidad acaba con casi toda la historia).

La cronología siempre ha sido muy esquiva, hasta la aparición de los modernos métodos de datación absoluta, que, sin ser infalibles, permiten cada vez mayor una precisión. Antes, como mucho, se obtenían cronologías relativas, un orden relativo de eventos. En este sentido se han utilizado la datación cruzada, las fuentes y la cronología de base sobre todo egipcia y griega, la geología, la estratigrafía, el estudio estilístico y tipológico en general, y la cerámica. Pero para ello es indispensable un buen método de excavación y una buena recogida de datos, también pensando en los futuros investigadores.

Actualmente los métodos de datación absoluta están bastante desarrollados, permitiendo un ajuste de fechas impensable no hace mucho. Las ciencias vienen en ayuda de la arqueología. Aunque es un tema amplísimo, merece especial mención el conocido método del Carbono 14. Este carbono es fruto de un evento cósmico: el choque de neutrones altamente energéticos procedentes del sol con átomos de nitrógeno que se encuentran en la atmósfera a más de 15.000 metros de altura. El C14 es radiactivo, y con el tiempo acaba transformándose de nuevo en nitrógeno. Entra a formar parte del mundo orgánico a través del mundo vegetal. Las plantas lo absorben al hacer la fotosíntesis, y los animales y nosotros al comer las plantas y también al respirar. A lo largo de nuestra vida fijamos en nuestro interior el isótopo carbono 14, en mayor o menor cuantía según la cantidad que haya en la atmósfera en ese momento, y lo hacemos hasta el momento de morir, en que comienza el proceso inverso, es decir, el isótopo C14 se transforma de nuevo en nitrógeno. Se conoce muy bien el ritmo de desaparición del C14. Se sabe que a los 5.730 años aproximadamente se ha perdido la mitad, y a los 57.300 solo queda un 0,01%. Como vemos, hay un límite en la medición que es alrededor de 50.000 años. De modo que, a pesar sus limitaciones y de las dificultades que presenta su cálculo, de las que hablaremos en mejor ocasión, constituye una ayuda inestimable para establecer una cronología.

La primera ciencia que se aplicó en los estudios arqueológicos fue la geología, que ofrecía un método de trabajo eficiente y un primer modo de datación relativa, secuencial. Hoy en día se aplican técnicas que hasta hace poco se consideraban propias de la ciencia ficción. El desarrollo de la física cuántica ha permitido el uso de aceleradores de partículas, con el fin de realizar un estudio de los hallazgos en profundidad. Se pueden establecer las técnicas de fabricación de las piezas, los tipos de aleaciones con cantidades precisas, se puede realizar una traceología de las huellas de los instrumentos empleados, etc., que permiten identificar a los orfebres y talleres que realizaron las diferentes piezas y su origen cultural, que no siempre geográfico, puesto que podrían ser talleres ambulantes. También la biología, por su parte, con el estudio del ADN, permite verificar o marcar tendencias sobre el origen geográfico de determinadas poblaciones y sus desplazamientos.

Como conclusión, deberíamos recordar unos hechos que influyeron de un modo absoluto en la arqueología de principios del siglo pasado y finales del anterior. Las excavaciones de Heinrich Schliemann en Hisarlik, Turquía, si bien no supusieron la identificación real de la Troya Homérica, sí dejaron claro que las leyendas y los mitos podían ser considerados como fuentes de información. Esta circunstancia, junto con el prestigio y las riquezas encontradas, dispararon el interés por la arqueología, que corroboraba en gran medida la “verdad oculta en las leyendas y los mitos”. Todo ello multiplicó el número de excavaciones.

Nadie nace sabiendo, la arqueología tampoco. El estudio y la investigación avanzan aprendiendo de los errores, asumiéndolos y comenzando desde y hacia otros modelos. Por ello no es extraño que al revisar excavaciones antiguas nos encontremos con que faltó un método correcto de excavación y recogida de datos suficientemente preciso como para poder establecer con seguridad muchas cosas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

FIG. VII: Dolmen de Corredor. Conjunto Dolménico de Los Gabrieles, Huelva.

 

La excavación de estructuras megalíticas ilustra muy bien lo anterior (Fig. VII). Para establecer la cronología de un dolmen que ha podido ser utilizado durante milenios (de hecho, algunos se han conservado porque han venido utilizándose como establo o almacén hasta nuestros días), hay que recurrir a la datación de los restos orgánicos encontrados en o bajo el mismo. Esos restos solo podrán ser un término ante quem o post quem, es decir, marcarán una frontera hacia atrás o hacia delante en el tiempo (datación relativa), que establece una secuencia de acontecimientos. Si no se realiza un buen estudio estratigráfico y de registro de datos, no se podrá saber si ese objeto o resto orgánico se utilizó en los primeros tiempos de uso de la construcción o en los últimos, lo que abre una horquilla de tiempo demasiado amplia. De este modo se han podido perder una gran cantidad de datos en las excavaciones oficiales, y ya no digamos si incluimos las expoliaciones de yacimientos, incluso en la actualidad. El mayor problema no es que la pieza acabe en una colección particular, sino que se pierda de forma irreversible una información que podría cambiar nuestra concepción de la historia.

En la arqueología se mezclan intereses y pasiones particulares, intereses políticos y cierta idea retorcida de prestigio. Política, economía y prestigio conforman un trío que no siempre juega a favor del conocimiento y de la comprensión de los procesos que entran en juego en el devenir humano. En realidad, la necesidad de ennoblecer los propios orígenes y la posibilidad de aumentar el flujo de riqueza derivado de ello podrían estar en el origen de muchas de las leyendas fundacionales. La arqueología ha sido, y aún sigue siendo, un campo de batalla ideológico, donde difusionismo, autoctonismo, neo-darwinistas, marxistas, feministas… han tratado de probar sus tesis o su derecho histórico sobre un territorio.

Lo dicho hasta aquí proporciona una imagen de la complejidad de la tarea que nos queda por abordar y que incluye, cómo no, la necesidad de afrontar los desafíos que presenta y presentará la arqueología de nuestro país, y en particular de la del suroeste peninsular, Tierra de Tartessos, en equipo con la ciencia y el arte, sin los cuales no podremos mirar hacia el misterio y lo mistérico de nuestro pasado, de nuestro origen y, por tanto, de nuestro futuro.

logo-delta-de-maya© 2016

REFERENCIAS:

  • Diego Ruiz Mata: Revista de historia del Puerto. No 21 1999. Visión actual de la fundación de Gadir en la Bahía gaditana. El Castillo de Doña Blanca en El Puerto de Santa María y la ciudad de Cádiz. Contrastación textual y arqueológica.
  • Jose Luis Escacena Carrasco: La Arqueología protohistórica del sur de la Península Ibérica. Pág.: 28-29.  Editorial Síntesis. 2000,  ISBN 84-7738-801-6.

 

CRÉDITOS DE LAS IMÁGENES:

Portada:   Fragmento de cerámica ibérica. Úbeda La Vieja. Alberto Donaire.

FIG. I:       Yacimiento de Akrotiri. Santorini Grecia: Una ciudad emerge de las cenizas de un volcán. Beatriz Amez.

FIG. II:      Dibujo de campo para un estudio estratigráfico. Beatriz Amez.

FIG. III:    Bronce Carriazo. Museo Arqueológico de Sevilla. Alberto Donaire.

FIG. IV:     Kleroterion. Museo del Ágora, Atenas. Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3885597

FIG. V:       Cerámica de  Llanete de los moros (Córdoba). Museo Arqueológico y Etnológico de Córdoba. Fuente: CER.es (http://ceres.mcu.es), Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, España

FIG. VI:      Detalle del complejo arquitectónico de Knossos. Beatriz Amez.

FIG. VII:    Dolmen de corredor del conjunto de los Gabrieles. Valverde del Camino, Huelva. Olga Fernández.

 

LINK:

VIDEO DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA SOBRE MARROQUIES BAJOS:

https://www.youtube.com/watch?v=gDyBp13BH80